Histórias de Vida

Una vibración

Data: domingo, 9 de setembro de 2018 - Hora: 13:52

"Admirando y queriendo ser como ellos", así comenzó la historia de una persona que nunca se imaginó la dimensión que irían a tomar las cosas.

Hoy es el único jinete uruguayo a conquistar uno de los cuatro frenos. Él es Mauro Villamor Fagundez, de 37 años, el actual freno de alpaca.
Casado con Silvana Pollini, y con dos hijas, María Belén y Guadalupe, la vida del jinete se divide entre la familia y los caballos. La familia para él, es "su mejor equipo",o mejor, su pilar, su seguridad, su impulso.

Mauro fue criado en el campo, con gente de caballo. Gente que plantó la semilla de los primeros conocimientos, en los cuales entraba uno fundamenta, el amor por el caballo.
Aprendió a andar bien a caballo, a ensillar, a tener sus caballos bien cuidados, aprendió primero sobre la vida campera.

Como todo niño, escuchar de los más grandes que andaban en caballos de su propia doma, se transformó en su sueño, con tan solo 9 años. Pero para que eso sucediera, mucha agua debajo del puente tuvo que correr.

Aprendió mucho como con el personal de la estancia, y después, tuvo la oportunidad de hacer un curso de doma racional (la cual afirma que mejoró la comunicación de el con el caballo).
A los 17 años, ya andaba en caballos "de su propia doma", como él lo soñaba.

Y así, de sueño en sueño, todo fue sucediendo.
Cuando fue a hacer facultad en Paysandú, Carlos Parietti le dio algunos animales para que domara, ahí tuvo una capacitación con Jango Salgado. Y tiempo después, cuando hizo su postgrado en Chile, se transformó en un profesional, lo que lo "ayudó a pagar las cuentas".

Nunca fue un objetivo ser un profesional del caballo, pero la vida y los caballos tornaron este rumbo. Un rumbo que el único lugar donde él podía mostrar su trabajo, era dentro de una pista.
Para el, estando cerca de los caballos, ya era suficiente.

Lo que él no sabía, es que para el destino no era suficiente. El destino quería más de Mauro, quería más de esa conexión a la hora de montar a caballo.
Primero fue en pruebas de doma en Uruguay, después trabajando con caballos cuarto de milla, luego arreglando caballos de rodeo chileno. Y hoy, en el 2018, clasificando para la gran final del Freno de Oro, y quedando entre los cuatro mejores.

En ese momento, se acuerdo que a la hora de las desilusiones, la decisión más correcta fue la de haber seguido atrás de los sueños. Haber seguido atrás del amor por el caballo.
Una vibración "difícil" de explicar según el… "Ya que entrar en una pista donde hay gente vibrando igual o más que vos, hace la diferencia, hace valer todo más la pena", cuenta Mauro.

Recordando que Quelén Provinciana, la yegua propiedad de cabaña "La Quebrada" de Aznárez Elorza Hnos. comenzó en la posición nro. 43, y terminó siendo Freno de Alpaca. Haciendo historia para la raza criolla en Uruguay.
Llegaron lejos, no? Sorprendieron mucha gente, y sobre todas las cosas, demostraron que nada es imposible cuando se va atrás de los sueños, o mejor, cuando se va atrás de lo que uno quiere, sin perder el foco. Así es, que nos cuenta la esposa de Mauro, que ella también no se imaginaba que llegarían tan lejos.

Detrás de esta versión gaucha y de caballo, hay un hombre apasionado por su familia, la cual Silvana nos cuenta.

Todo comenzó cuando Silvana terminaba su carrera de medicina en Montevideo, y Mauro terminaba su máster en Chile. Para ella, el matrimonio sería una cosa difícil de llevar adelante.
Pero llevaron, vencieron, y hoy forman una pequeña gran familia.
Ella agradece al destino y a Dios por haber cruzado a Mauro en su vida.
Llegaron Belén y María Guadalupe, las cuales descubrieron otra versión de Mauro.

Una versión que enseña matemática, enseña a andar en bicicleta, enseña a leer, enseña a andar a caballo, y enseña alguna que otra travesura.
Lo importante, es que esta versión del jinete, "no se pierde un minuto de ellas".

por si fuera poco, Silvana nos cuenta que él les enseña todos los días que no importa el obstáculo que aparezca para cumplir los sueños.
Tanto es así, que la enfermedad diagnosticada a Mauro hace dos años, "Espondilitis Anquilosante", sirvió de impulso a seguir, o mejor, encontró una terapia para ella en los caballos.

Enseña entonces todos los días, que lo importante en esta vida es tener sueños e ir atrás de ellos.
En Artigas, en el límite de Uruguay, está esta grande familia, donde los sueños de cada uno, son los sueños de todos.
En Artigas, está el centro de entrenamiento, ellos lo llaman "Sin Fronteras", allí van uruguayos, chilenos, paraguayos, argentinos y brasileros. "Siempre cabe uno más".

En el… "Siempre cabe unos más", es que Mauro ha ayudado a la formación de nuevos jinetes, según el nada adelanta ser egoísta. El conocimiento tiene que ser compartido.

Y allá van los gurises a aprender, algunos antes de correr cualquier prueba tienen que pasar para que el profesor Mauro les dé una mirada, un consejo, de profesor para alumno, o tal vez, de amigo.

Entonces, en Artigas, se formó una gran familia, compuesta por caballos, amigos, jinetes, esposa e hijas.
En Artigas, existe un lugar, donde vive un gran jinete, que nos dejó bien claro, que nada impide ir atrás de los sueños, que basta solo tener voluntad, fé y foco.

En Artigas, existe un lugar, donde prima el amor por lo que se hace, y es digno de tomar como ejemplo.

Por: Maria Eduarda Sanes