colunas

La velocidad en los caballos
por Cristian Rey

Data: quarta, 9 de maio de 2018 - Hora: 15:11


Creo que en los años que llevo de vida he visto y he montado grandes caballos. Esto último más que a una virtud personal lo atribuyo a algún factor fortuito. Pero me ha dejado la impronta de saber al instante cuando estoy en presencia de un caballo distinto.

Vi muchos caballos que me deslumbraron, en las paleteadas la yunta de la Muñuela y la Telaraña, Que Lola y Si Será. Pude presenciar los titulos del Aguaitando. Vi mover el Facón que recuerdo bajar con un amigo a contar los doce metros que había metido las patas en una final en Palermo, hecho que me dejo azorado.

Pero hay un caballo que desde que lo vi por primera vez desperto y aún hoy guarda no sólo mi admiración sino que también lo es con el cariño que me genero.




El es Tinajera Miralejos. Recuerdo que estaba en un remate cuando alguien me comenta que había tenido una actuación descomunal y habia hecho 60.5 sobre 70 posibles en una clasificatoria. Pero no fue hasta la Semifinal en Mendoza que no lo vi en vivo y en directo.

Qué día, Pedrín Muñoz, así lo conoce la mayoría en Argentina a este gran amigo, pareció no afectarle la situación y dejo una sensación de que todo lo que quisiera hacer con Miralejos ese día lo podían lograr. Pero el destino es mezquino. Porque en una actuación algo más normal pierde la final al moverse en el desmontar y montar. Pero todo en esta vida tiene su vuelta. Y no hubo que esperar tanto, cuando la cita fue en Montevideo para la FICCC de 2012. Con gran concurrencia de los paises FICCC más el Huasuncho, y la Pistilla, dejaban un escenario digno de una batalla épica. Y ese fue su día, coronandose Campeón FICCC.

Hoy se encuentra entrenando para salir al freno, la que sería su tercer prueba. Fue finalista de corral de aparte, Campeón FICCC de rienda y veremos como escribe este capitulo.
Como reproductor ya cuenta con un hijo freno de plata. Sus hijos no sólo tienen la agilidad y buena boca de él, sino que aon dueños de una mansedumbre asombrosa.

Nunca anduve un caballo con sus condiciones, y esto no daña el recuerdo de los otros celebres a los que me pude subir. Pero la velocidad y agilidad de él, la rapidez en los movimientos laterales y la suavidad para meter las patas, que las mete como pocos,fueron las cosas que más me deslumbraron. Amén de su nobleza de Gran Caballo.

Pero las cosas no son fruto de la cadualidad. Su padre viene de una familia de caballos de ranking en el rodeo chileno. Ya sea el Sembrador, ni que hablar del múltiple Campeón de rienda Cachupin o de la Cantinita. Pero las madres en esta vida son todo, la Forastera es hija de San Pedro Huaso, caballo de grandes condiciones, padre del Afinao, tricampeón de FZB, y que en cada madre que esta presente la hace diferente. Su abuela materna fue una de las grandes yeguas de Don Victor Esevich, Sepulturas Secretaria. Hija del único campeón de rodeo Chileno que vino a la Argentina, Quizapu Forastero. Nada ocurre porque sí.

Creo que hasta el Miralejos, las cosas tenían una velocidad, después nos dimos cuenta que había una marcha más en algunos "distintos"....